miércoles, 25 de julio de 2012

Consejo de la Cultura busca rescatar la artesanía tradicional del Maule


Agrupar a los artesanos bajo un paraguas en común, potenciar la circulación de sus productos tanto a nivel nacional como internacional y mejorar sus canales de comercialización, son las metas que se ha trazado el Consejo de la Cultura a través de su Sello Regional “Artesanías del Maule”. El proyecto fue presentado a la Mesa de Turismo Cultura por la directora regional, Irene Albornoz, con la finalidad de sumar esfuerzos en pos de esta tarea.

La difícil calidad de vida que presentan los más de mil 200 artesanos tradicionales de la región y la falta de valoración de la artesanía maulina a nivel país, quiere ser subsanada a través de la identificación de la artesanía tradicional, la promoción de los artesanos, la coordinación de actores públicos vinculados con el área, la mejora en las condiciones de comercialización de los productos y la generación de una red asociativa.

“Las principales vías de comercialización son las ferias que, mayoritariamente, se realizan en verano. El resto del tiempo, las artesanas y los artesanos deben dedicar sus días a trabajar en otros oficios para poder subsistir. Queremos que como sociedad se valore la obra que realizan estos creadores, se reconozca la artesanía del Maule y que se sepa que, por ejemplo, muchos de los calcetines ‘chilotes’ que se venden en el sur son comprados a artesanos de la costa de nuestra región”, profundizó.

Productos

Las técnicas artesanales tradicionales que se cultivan en el Maule provienen de distintas materialidades. Se observan fibras vegetales, greda blanca, roja y negra, lana, madera, cuero, fierro y vidrio, del que nacen trabajos en crin, frazadas, estribos y aperos de huaso, mantas, alfarería y cestos de coirón, entre muchos otros.

El 80% de los artesanos son mujeres, la mayoría dueñas de casa (y jefas de hogar) cuyos hijos se niegan a continuar con esta tradición por los bajos ingresos que se perciben, y por la falta de espacios para poder exhibir y comercializar. Son mayoritariamente rurales, desperdigados por las 30 comunas de la región. Un reducido número están asociados, como es el caso de Maestra Madre de Rari (Colbún), que venden sus artesanías por encargo de intermediarios o de diseñadores, que le incluyen otras materialidades como la plata, y lo venden a precios diametralmente distantes al adquirido.

Los creadores artesanales están conscientes de esta realidad, quieren revertirla y participar activamente en la transacción de sus productos. A ello ha colaborado el Consejo de la Cultura a través de instancias de formación (Diálogos en Artesanía durante dos años consecutivos), posibilidad de intercambio internacional (Encuentro chileno-argentino del Paso Pehuenche) y puesta en valor de la creación patrimonial (Reconocimiento Tesoros Humanos Vivos).

Además, debido al alto impacto que ha generado la actividad artesanal de la región, se eligió al Maule para ser sede del Seminario Nacional de Artesanía, que se desarrollará entre el 22 y el 24 agosto. Reunirá a creadores artesanales, diseñadores, académicos, estudiantes y gestores culturales, quienes conocerán el trabajo creativo local, descubrirán los tesoros artesanales y visibilizará a los cultores de tan rico e invisibilizado oficio maulino.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡¡¡ COMENTA ESTA NOTICIA !!!